MISCELLANEA AD ABSURDO

 

 

 

 

En esta pestaña encontraréis pensamientos de autores que de alguna manera me han impresionado o incluso guiado a lo largo de mi vida (Bertrand Russell, Marguerite Yourcenar, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Felix Dahn.

También se incluyen frases cortas que me gustaron por diversos motivos, trabalenguas de cosecha propia (embarbussaments) y curiosidades de distinto signo o simplemente hechos históricos, de extensión variable (“Las abejas y las matemáticas”, “La invención del juego del ajedrez”, “Tiresias, el adivino ciego”, “Infierno exotérmico y endotérmico”, “El solfeo”, “El meteorito de Chicxulub”, “Fausto”, “La esfinge”, “La guerra de los 30 años”, “Sobre plagas de langostas”, “L’Encylopédie”).

A continuación encontraréis la sección cuentos, o relatos cortos, hay ocho en total, sobre temas muy diversos y épocas distintas, donde la historia, la naturaleza o el humor, a menudo surrealista, pueden ser el tema central (“El colchón asesino”, “El salchichero de Titisé”, “Follad, follad, malditos. Recorridos por un lupanar”, “La caja de música”, “La física de la luna”, La langosta migradora y el descubrimiento de América”, “La Yacu Mana de la Amazonia”, “Un amor posible”.  

Finalmente está disponible otra obra mía, la última, una comedia negra escrita solo para reír, y reí mucho, “Siete crímenes por cópula”, la investigación y resolución completa del extraño caso de Espuelitas, publicada en el año 2015 por la editorial Plataforma. Margarito Micifú, su autor, es mi pseudónimo, no tuve valor de poner mi nombre real. Os recomiendo que veáis la presentación del libro que se hizo en la librería Abacus de Barcelona, fue realmente divertida (formato con versión corta, 3 minutos, y versión larga, 16 minutos). 

 

Presentación-sinopsis de la obra: El manuscrito “Siete crímenes por cópula” es hallado casualmente en una oficina de objetos perdidos. Es el inicio de las investigaciones de Victorino Delicado, jefe de la Comisaría del barrio de Espuelitas, quien contará con la ayuda del perspicaz policía Jacinto Galí Matías. Unas muertes que parecían accidentales se convertirán según todos los indicios en crímenes. Ahora Victorino y Jacinto tendrán que detener a un esquivo asesino en serie, quien parece escapar una y otra vez airoso del acecho policial. El caso parece no llevar a ningún lugar, hasta que el autor-editor Margarito Micifú, perplejo por las rugosidades del caso, decide investigar por su cuenta. En su búsqueda se topará con religiosos de turbio pasado, científicos excéntricos, traficantes, un juez corrupto, el ángel Serafín… y las ingeniosas pulseritas Cleofás. Las autoridades están avisadas y harán bien en tomar las medidas que aconseja Margarito, no estamos ante un juego. Todos los hechos son reales, y están debidamente comprobados. La tranquilidad de Espuelitas debe mantenerse a toda costa.

Sobre esta obra,  los críticos literarios Francisco García Lorenzana y Àlex Pla Delmulle, escribieron  que “se trata de una novela inclasificable del género policíaco-fantástico-religioso que en bastantes momentos recuerda a las películas de Álex de la Iglesia y en otras a Almodóvar, con un buen estilo literario que se desliza hacia lo cómico y disparatado sin que en ningún momento llegue a caer en el ridículo. La novela obliga al lector a aceptar desde el principio el juego de dejarse llevar por las premisas de la historia; y en este sentido se trata de una obra que se disfruta de un tirón o resulta insufrible. La propuesta planteada solo admite la rendición incondicional o el rechazo sin paliativos: no existe término medio y por ello no deja indiferente, o se ama o se odia”. 

“Novela de crímenes y misterio, ópera bufa, comedia negra entretenidísima y original que nos narra los misteriosos crímenes que acontecieron en el imaginario barrio de Espuelitas. Se trata de una sátira, una aproximación al tebeo, amena e hilarante donde se suceden situaciones que recuerdan películas como “El Milagro de P. Tinto” de los hermanos Fesser, o “Delicatessen” de Jeunet y Caro. Nos hallamos pues ante una obra fresca, inclasificable, torrencial poderosa que hará las delicias de los lectores de Mendoza, Valle Inclán, Alejandro Casona, Miguel Mihura, Francisco Ibáñez, Pablo Tuset, Alfred Jarry, Ionesco, Rompetechos, el comisario Sanantonio, donde invenciones dignas del Profesor Bacterio se mezclan con situaciones abracadabrabantes que nos arrastran en un tiovivo imparable e impagable imposible de resistir. Una obra que tiene su encanto en la desmesura y en la exageración rayana a lo grotesco, pero que nunca traiciona el amor que el autor pone en sus personajes y en la novela. En definitiva, una novela diferente, realmente conseguida y que da un paso adelante en la tradición valleinclanesca”.

PENSAMIENTOS DE AUTORES

 

Bertrand Russell

“Para lo que he vivido, tres pasiones simples pero abrumadoramente intensas han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá por una ruta cambiante sobre un profundo océano de angustias hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque comporta el éxtasis, un éxtasis tan grande que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad; esa terrible soledad con que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del  amor he visto, en una miniatura mística, la visión anticipada del cielo que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que, al fin, he hallado.

Con igual pasión he buscado el conocimiento. He deseado entender el corazón de lo hombres. He deseado saber por qué brillan las estrellas, y he tratado de aprehender el poder pitagórico en virtud del cual el número domina al flujo. Algo de esto he logrado, aunque no mucho.

El amor y el conocimiento, en la medida en que ambos eran posibles, me transportaban hacia el cielo. Pero siempre la piedad me hacía volver a la tierra. Resuena en mi corazón el eco de gritos de dolor. Niños hambrientos, víctimas torturadas de opresores, ancianos desvalidos, carga odiosa para sus hijos, y todo un mundo de soledad, pobreza y dolor convierten en una burla lo que debería ser la existencia humana. Deseo ardientemente aliviar el mal, pero no puedo, yo tambén sufro.

Ésta ha sido mi vida. La he hallado digna de vivirse, y con gusto volvería a vivirla si se me ofreciese la oportunidad”.                                 

Bertrand Russell           

Felix Dahn

Escribir un libro es fácil. Hacen

falta sólo una pluma, tinta y papel,

- que con paciencia soporta cual-

quier abuso -.

 

Imprimir un libro es ya más difícil,

porque a menudo el genio se expre-

sa con caligrafía ilegible.

 

Leer libros es todavía más difícil a

causa de la amenaza del sueño.

 

Pero vender un libro es la tarea

más ardua a la cual un ser huma-

no pueda dedicarse.

 

                                           Felix Dahn

Jorge Luis Borges

Si pudiera vivir nuevamente mi vida

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

 

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos, haría más viajes,

contemplaría más amaneceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría mas problemas imaginarios y menos imaginarios.

 

Yo fui una de esas personas que vivió sensata

y prolíficamente cada minuto de su vida.

Claro que tuve momentos de alegría,     

pero si pudiera volver atrás trataría

de tener solamente buenos momentos.

 

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

sólo de momentos, no te pierdas el ahora...

 

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte

sin un termómetro, una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

 

Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo

a principios de la primavera y seguiría así hasta el otoño.

Daría más vueltas a la calesita, contemplaría más amaneceres

y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.

 

Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

 

                                                                                Jorge Luis Borges

Marguerite Yourcenar

“Cuando los dioses ya no existían

y Cristo no había aparecido aún,

hubo un momento único en la historia,

desde Cicerón hasta Marco Aurelio,

en que el hombre estuvo sólo”.

 

Marguerite Yourcenar en “Memorias de Adriano

(de la correspondencia de Gustave Flaubert)

Pablo Neruda

Muere lentamente. Poema

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "ies" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante. Muere lentamente quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, quien no pregunta sobre un asunto que desconoce o quien no responde cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar. Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.

Pablo Neruda

FRASES CORTAS

 

“On doit des égards aux vivants; on ne doit aux morts que la vérité” (Voltaire)

Leyenda que encabeza la Biographie Universelle ancienne et moderne, publicada bajo la dirección de M. Michaud (1842-1854)

 

“Tantum series juncturaque pollet, tantum de medio sumptis accedit honoris” (Horaci)

Leyenda que encabeza l'Encyclopédie de Diderot i D'Alembert, que vendría a decir que "tanto poder se obtiene de las cosas grandes como honor se recibe de las pequeñas".

“En la sombra de un hombre que camina hay más enigmas que en todas las religiones del mundo.” (Vita Sackville-West)

 

“Es terrible ver la ignorancia en acción” (Goethe)

 

En el verano de 1798 Joseph Banks ofreció a Mungo Park, desubridor de las fuentes del río Níger el encargo de una expedició a Australia, y en un principio aceptó. Pero Banks recibió posteriormente una sorprendente carta de Park en la que éste le decía que había cambiado de idea, ya que pensaba que el salario de 10 chelines diario era muy bajo, y añadiendo que “las consideraciones pecuniarias, por despreciables que sean por sí mismas, sirven como buena medida para juzgar la importancia o utilidad de cualquier oficio u ocupación”.

 

Facts are sacred. Opinions are free(Màxima dels periodistes anglosaxons)

 

“No hay nada más peligroso para uno mismo que estar cargado de razón, ni nadie más peligroso para los otros que el que está cargado de razón”. (Rafael Sánchez Ferlosio)

 

“Un prefacio es aquello que se escribe después del libro, se pone antes y no se lee ni antes ni después”. (Pitigrilli)

 

"La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad". (Nicolás de Maquiavelo)

 

"La emoción que se siente al transmitir conocimiento es grande. Pero no es comparable, en intensidad, a la que se siente en el momento de adquirirlo". (Xavier Sistach)

TRABALENGUAS

 

L'albí nuvi nubi du el vi sa al dur savi nu.

Vens bons vins? No, venc "bombins".

Un bell boví beu un vell vi bo

La bella vetlla l'abella vella

Val a dir Saladí que ets "baladí"

Veu el viu qui del vici de la bici viu.

L'Alba vol el bol. El bol val el val. Té l'alba el val pel bol?

Val el val pel vol que vol?

Val, Balzac, el Tsar Baltasar ?

 

(Dolors Mateo i Xavier Sistach, el 23.02.2002, a les 00:19)

 

 

En una vall de Biscaia hi ha vetllades ballades. Visca i avall!

(Xavier Sistach, el 23.02.2002, a les 14:59)

 

Visca i avall a la vall de Biscaia. Hi ha vetllada ballada i un all

(Xavier Sistach, el 23.02.2005, a les 19:50)

CURIOSIDADES

 

La invención del juego del ajedrez

La esfinge

Tiresias, el adivino ciego

Fausto

El solfeo

La Guerra de los Treinta Años

L'Encyclopédie

El meteorito de Chicxulub

Infierno exotérmico y endotérmico

Las abejas y las matemáticas

Sobre plagas de langostas

 

RELATOS CORTOS

A Tadeo Matacán lo encontró su madre en el interior de la cama plegable de su habitación. Estaba muerto. Incomprensiblemente, aquel lecho se replegó sobre sí mismo con el muchacho dentro y él quedó ahogado y medio aplastado.

La policía buscaba sospechosos para una muerte que no parecía accidental. Tadeo pesaba 67 kilogramos y medía 1,74 metros de altura. No era posible que la cama se plegara hacia arriba por sí sola con el cuerpo dentro, la ley de la gravedad puede permitir la caída de los objetos, jamás la subida. Estaba claro que alguien, desde el exterior, levantó la cama con Tadeo dentro y la encajó dentro del mueble. Además, las gomas que sirven para sujetar la colcha y que esta no se deshaga, conocidas como pulpos, cruzaban el cuerpo del difunto y lo agarraban de las muñecas como para evitar que escapara...

Esta es una historia que escribió Pilarín Dete Malva-do-Satán, una mujer de gran curiosidad pero de escasas luces. Ella realizó un viaje de turismo de la tercera edad al sur de Alemania, y fue la guía del autocar quien la explicó a todo el pasaje para entretenerlos.

Se trata de una historia ocurrida en el siglo XVIII. El manuscrito me llegó por casualidad, yo no conozco a Pilarín, pero encontré interesante lo que escribió y he querido reproducir con exactitud la grafía que utilizó la autora para referirse a los personajes de origen alemán. Realmente me pareció graciosa la transcripción que hizo de unos sonidos que le resultaban absolutamente extraños a sus oídos... 

Estoy convencida que lo que realmente mueve a los humanos, hombres y mujeres, es el sexo. Y en este caso me referiré, sin tabús, abiertamente, sobre el sexo por el sexo, pero pagando; dinero por favores. ¿No es eso lo que hacemos habitualmente, comprar aquello que nos satisface? Pues en sexo es lo mismo: profesionales que ofrecen servicios. Nos dejan satisfechos y a cambio pagamos por su entrega, arrojo, valentía y escrúpulos contenidos.

Mi nombre es Calandria Ortuondo, me conocen como Calandria “Pechugas”, y soy la directora del centro de masajes “Sex-Sassions”, un lupanar exclusivo que cumple lo que anuncia: “sexsiones de sexso sexsacionales”. Mi historia tratará sobre las actividades que suceden en mi local un día cualquiera. La información es cierta y tomada de primera mano; yo he sido testigo directa o he sido informada por mis trabajadores, los conozco en profundidad...

La historia que voy a contar es real y fue transmitida parcialmente por el prestigioso psiquiatra doctor don Nicolás Cevallos, que en paz descanse.

Un paciente suyo, el señor Anselmo R., un esquizofrénico de pronóstico leve estaba escuchando la radio. Emitían un programa de divulgación científica donde trataban el tema de la vejez y sus enfermedades asociadas. Él ya tenía una edad avanzada y el tema lo alteraba profundamente. Cerró la radio y de inmediato sufrió unas primeras convulsiones producto de la ansiedad. No podía controlarse ni parar de moverse y esto lo enfurecía y lo ponía más violento. Tiró la radio con fuerza y quedó destrozada. Después siguió con el mobiliario, cuadros, sillas, mesas, cubertería, vajilla, cristalería y todo lo que le caía en las manos. Cuando ya no quedó nada por destrozar se desplomó al suelo, exhausto, y se durmió...

Angelina Lupi es una de las mejores clientas de la peluquería Mary Montaña, y es conocida como “pececillos de plata” por los bichitos que trae metidos en su ropa cuando va hacerse la permanente. Es también una de las clientas mejor preparadas, pues su hijo Tomasín es investigador de renombre, ha ganado muchos premios y trabaja en la Universidad. Él le cuenta de manera confidencial los últimos descubrimientos del ámbito científico y ella los reproduce generosamente para ilustrar a Mary y a las clientas de aquel establecimiento. Su intención es que estas buenas mujeres dejen de ser tan catetas y se preocupen por las cosas importantes de la vida.

En días pasados, Angelina contó una historia ciertamente sorprendente. Afirmó que es una evidencia que la Luna no puede aguantarse en el cielo sin más; que algo hay que la mantiene firme, fijada en el espacio. Y sabemos que no hay hilos ni cordajes que la sostengan. Por tanto, sin anclajes, debería caer a peso sobre la Tierra; es sabido que todo lo que sube, baja...

Ya era sabido que Cristóbal Colón no descubrió América. Fueron los vikingos[1] los primeros en pisar las islas que bordean el continente al noreste, aunque no pudieron establecerse de manera permanente. Y ha podido saberse que se han encontrado pruebas físicas irrefutables que confirman la presencia vikinga mucho más al sur de Terranova, en pleno territorio estadounidense. Se trata de pruebas conseguidas de la manera más inimaginable.

En las montañas Beartooth[2] se encuentra el llamado Grasshoppers Glacier, el glaciar de las langostas, situado a 3.200 metros de altura, el cual ha ido retrocediendo en su superficie por el aumento de la temperatura producido por el supuesto cambio climático...

 

El día 4 de noviembre de 1972, el señor Otto Hoffmansegg navegaba por el río amazónico Pañayacu, en Ecuador, junto a sus tres hijos, Klaus, Hermann y Hermelinda, más el indio Apolinario, un valiente y esforzado guía que conocía todos los caminos de la selva. Se dirigían a la misión Pamfilia, admirada por sus blancas playas. Allí podrían cazar fácilmente las tortugas “motelos” y recoger los sabrosísimos huevos que se vendían a buen precio en el mercado de Puerto Orellana.

El viaje también lo aprovecharían para llevar provisiones al Padre Cesarín Santos, misionero Trinitínio destacado en aquella misión tan alejada de las rutas comerciales. El Padre Cesarín tenía por compañeros a dos perros afectados de bronquitis severa y a dos puercos que respondían al nombre de Faustín y Faustillo, los cuales parecía que tuvieran noventa años y hubieran vendido su alma al diablo para obtener sabiduría. Ellos habían sobrevivido a las más terribles hambrunas del Padre Cesarín y a su intento de comérselos, pero ellas lo percibían y desaparecían por arte de magia. Solo reaparecían cuando el sacerdote había satisfecho su hambre con la ingestión milagrosa de algún alimento que aparecía por causa divina, no había otra explicación...

A finales del siglo XVIII tuvo lugar una bonita, tierna y azarosa historia de amor. Se dice que en el mundo se producen circunstancias difíciles de comprender por nuestra limitada mente humana. En el supuesto que existan seres superiores, benefactores, que propician estos acontecimientos, y yo creo en ellos, estoy convencido que este relato fue imaginado desde el más allá por un querubín[1], de nombre Dom Quérubon. Desde una dimensión desconocida para nosotros, su sueño se hizo realidad en nuestro plano terrestre. Poco imaginaban los personajes que vivieron esta historia que sus circunstancias no se debieron a la casualidad...

 

SIETE CRÍMENES POR CÓPULA

© 2016 by THAÏS KEMPELL